Friday, 20 Abril 2018

 
El Sumo Pontífice admitió que los "problemas del mundo y la crisis" debilitaron a la Iglesia. 
 
Según dijo, la penetración de delincuentes en empresas y gobiernos "empobrece, sin ningún tipo de vergüenza, a familias, jubilados y trabajadores honestos", además de "marginar a los jóvenes".
 
El papa Francisco pidió a los obispos que "no sean tímidos a la hora de repudiar y derrotar una mentalidad generalizada de corrupción pública y privada" que perjudica, sobre todo, a los más débiles y necesitados.
 
"La sensibilidad eclesial comporta también no ser tímidos a la hora de repudiar y derrotar una mentalidad generalizada de corrupción pública y privada que ha logrado empobrecer, sin ningún tipo de vergüenza, a familias, jubilados, trabajadores honestos, comunidades cristianas, marginando a los jóvenes, sistemáticamente privados de esperanza en su futuro y, sobre todo, dejando a un lado a los débiles y necesitados", afirmó.
 
El Papa realizó estas declaraciones durante la 68ª Asamblea General de la Conferencia Episcopal Italiana, que se celebra desde hoy y hasta el 21 de mayo en el Vaticano.
 
"La sensibilidad eclesial se refleja también en el fortalecimiento del indispensable papel que desempeñan los laicos dispuestos a asumir las responsabilidades que les corresponden", apostilló.
 
Francisco concluyó su intervensión criticando que la sensibilidad eclesial se haya debilitado en algunos casos debido a los importantes "problemas del mundo y a la crisis" que perjudican a "la propia identidad cristiana y eclesial".
 
Fuente: SM - Infobae

 
 

© Edición 24 "Otra parte de la realidad" 2005-2014. Todos los derechos reservados