Friday, 20 Abril 2018

 
Una beba de la comunidad wichi del Chaco lucha por sobrevivir luego de ser atendida dos veces en un hospital. Denuncian mala praxis.
 
Una beba de dos meses que integra una comunidad wichi padece un cuadro de desnutrición grave y su vida corre riesgo tras haber sido dada de alta en forma prematura dos veces del hospital Güemes de la localidad de Juan José Castelli, denunció ayer el vocero de una ONG.
 
El caso es similar al niño qom Néstor Femenía, de 7 años, que murió el 6 de enero en el hospital pediátrico Avelino Castelán de Resistencia, por el cual fueron imputados el ex jefe de Gabinete Jorge Capitanich, el ex ministro de Salud Juan Manzur y la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner.
 
El Centro de Estudios Nelson Mandela, la organización que se dedica a la problemática de la desnutrición infantil, informó ayer sobre el cuadro de salud delicado de una niña aborigen que nació el 26 de febrero en el hospital de la localidad chaqueña de Miraflores con un peso de 2,850 kilos. La niña vive en el paraje rural Techat 3 y pertenece a una familia humilde.
 
La ONG denunció que la niña, que vive en un contexto de vulnerabilidad social, fue víctima de la mala praxis por parte de los médicos del hospital Güemes, donde permaneció internada entre el 9 y el 13 de marzo en el servicio de neonatología. Ingresó con "desnutrición, hipertermia por hipoaporte e ictericia neonatal", aunque en la documentación médica no se aclaró su grado de desnutrición. El Centro afirmó que la beba llegó al hospital con un peso de 2,350 kilos, lo que representaría un déficit del 8 por ciento, en comparación con el peso que tenía cuando nació, y pese a ello se le dio el alta, por lo que reclamó su atención inmediata.
 
El coordinador del Centro Nelson Mandela, Rolando Núñez, dijo que la beba "tuvo una pérdida importante de peso" y sostuvo que le dieron "un alta prematura, negligente" en dos ocasiones.
 
La beba está internada ahora en el puesto sanitario de Miraflores, que según el especialista no es el adecuado para estas patologías.
 
Núñez aseguró que cada vez que la beba fue devuelta a su vivienda perdió peso, por lo cual tuvo que ser reingresada nuevamente para ser atendida.
 
Asimismo, advirtió que la niña no recibe los suministros adecuados para revertir su grave problema de salud.
 
El anterior caso salió a la luz en octubre cuando se hizo pública una foto del niño qom y de su familia con un cartel que decía: "Amada Cristina, piedad", tras confirmarse que estaba gravemente enfermo de tuberculosis y desnutrición, un cuadro que afecta a muchos miembros de las comunidades indígenas de El Impenetrable chaqueño.
 
Tras estar internado en el hospital de Bermejito por la gravedad del cuadro fue derivado al hospital de Juan José Castelli, donde fue dado de alta para continuar el tratamiento en su casa.
 
A raíz del cuadro socio-sanitario y ambiental adverso el niño volvió a ser internado el 19 de diciembre en el hospital pediátrico de Resistencia, donde murió el 6 de enero.
 
Carlina quedó alojada en un hogar de tránsito por sospecha de malos tratos
 
La adolescente que estuvo desaparecida durante casi 48 horas y que tras ser hallada en el hall de un departamento de Palermo declaró ante la fiscalía que no quería regresar con su madre adoptiva, quedó alojada en un hogar de tránsito donde se reencontró con una hermana.
 
Fuentes judiciales informaron ayer que la investigación está centrada en la relación que Carlina Savio, la adolescente de 14 años, tenía con Teresa, su madre adoptiva, que según testigos y vecinos tenía denuncias de violencia doméstica.
 
La Fiscalía Nacional en lo Criminal, a cargo interinamente de Marcela Sánchez, confirmó que la chica "declaró en cámara Gesell y pidió no volver a la casa de su madre, por lo que fue derivada a un hogar de tránsito".
 
"La niña brindó su testimonio a la fiscal Sánchez, ante quien dijo que no quería regresar a la vivienda de su familia" adoptiva, sostuvo.
 
La fiscalía informó también que la adolescente "no brindó mayores precisiones" sobre el joven de 26 años con quien fue encontrada en el hall de entrada de un edificio de Godoy Cruz y Juncal, en el barrio de Palermo.
 
Asimismo, indicó que la adolescente "fue revisada por médicos legistas que constataron que se encontraba en buen estado de salud general y que no presentaba lesiones".
 
La fiscal Sánchez dio intervención al Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del gobierno porteño, que evaluó el caso y dispuso derivar a la niña a un hogar asistencial.
 
Allí, la adolescente se reencontró con una hermana que también estaba alojada en el refugio, adonde al parecer llegó tras escapar de la vivienda de la familia adoptiva a raíz de los maltratos.
 
Otras fuentes judiciales informaron que la fiscal Marcela Sánchez pudo constatar que hace un mes la adolescente entró al hospital Fernández con un golpe fuerte en la cara a la altura de los ojos.
 
En tanto, el Ministerio Público Tutelar pidió que "cese" la difusión de detalles de la vida privada de Carlina.
 
La adolescente fue hallada anteayer en el hall de un departamento de Palermo, en la calle Godoy Cruz al 2900, donde estaba con un joven mayor de edad, que declaró que vivía en situación de calle. Testigos y vecinos dijeron que la adolescente tenía una mala relación con su madre adoptiva y que la mujer tenía denuncias por violencia familiar.
 
La encargada del edificio donde vive la familia reveló que había "problemas familiares" y peleas, por lo que en varias oportunidades se requirió presencia policial, mientras otros testigos manifestaron que una hermana suya se había ido del hogar de adopción a raíz de los maltratos.
 
La adolescente tiene cinco hermanos con quienes vivía en condiciones muy precarias en la provincia de Corrientes y fue adoptada hace tres años por la mujer junto con dos de ellos.
 
La joven desapareció el lunes luego de salir del colegio al que asiste junto con su hermano, de quien se separó minutos después en inmediaciones del Parque Las Heras.
 

 
 

© Edición 24 "Otra parte de la realidad" 2005-2014. Todos los derechos reservados