Thursday, 19 Abril 2018

 
Un incendio enorme se lleva más de 30.000 hectáreas de bosque nativo, sin embargo no es una noticia muy relevante, no, no es una falta de preocupación de Buenos Aires, es de toda Argentina. 
 
por Fabio Baccaglioni
 
La quema de bosques nunca fue una prioridad, así lo supimos en los 90 cuando querían privatizar los parques nacionales y cuando gran parte de los bosques rodeando a Bariloche se quemaron. 
 
Siempre hubo una constante: no hay recursos para apagarlos. 
 
A la falta de conocimiento de la gente, falta de preocupación y falta de modales, donde cualquiera hace un asado en cualquier lugar, no apaga el fuego y eso deriva en millones de árboles quemados hasta la falta de presupuesto de los sucesivos gobiernos. 
 
El incendio en Cholila me deja en claro varias cosas, la primera es que luego de 20 años se sigue manteniendo desde varios gobiernos, ya no uno solo, una idea errónea sobre cómo combatirlos. Es decir, tenemos ejemplos a seguir como Canadá, toda Europa, EEUU y tantos otros países con enormes extensiones de bosques. 
 
 
 
 
En dichos países es normal usar aviones hidrantes de gran porte, son caros, sí, pero son "alquilables" al estar en el otro hemisferio, ellos en invierno no los usan. 
 
En los 90 cuando casi se quema la casa de Arkhos, la cual estábamos cuidando con unos amigos, lo que faltaba era un medio masivo para apagar un incendio violento que se acerca a una población urbana. 
 
La otrora secretaria de medio ambiente, María Julia Alsogaray fue tajante, nada de hidrantes grandes. Así, pues, se utilizaron helicópteros y aviones fumigadores modificados. 
 
Veinte años utilizando el mísmo método costoso e ineficiente, en 2012 el actual gobierno invirtió 57 millones en 26 aviones hidrantes, todos de las mismas ineficientes características, como si la orden de María Julia fuese una ley tan fuerte e inquebrantable que nada pudiese modificarla, hoy hay operativos seis de esos 26 aviones en Chubut, no sirven para nada (o más bien, muy poco). 
 
 
 
 
 
Cada uno lleva una carga de tres mil litros, imaginen tres tanques de agua, tres metros cúbicos, NO SIRVEN, un avión hidrante en serio ronda los 20.000 litros, diez veces más por vuelo, si es hidroavión y reposta en un lago, mucho más rápido, mayor eficiencia (ej: Bombardier 415) 
 
Pero esto es sólo la punta del iceberg, cuando hace dos días se quemó la ladera del cerro Runge, a mil metros del centro cívico en Bariloche, quemando casas, dejó en claro que la infraestructura en una ciudad enorme del sur es tan ineficiente como anticuada. Ni las ciudades estan preparadas para contener un incendio semejante, por qué habrían de contenerlo en un bosque lleno de ramas secas listas para incendiarse. 
 
El tema incendios no le importa a nadie, hay varias razones, una política, no da votos la prevención, los da la lucha heroica a último momento, pero no el ser previsor. Un gobernante no ganará ninguna elección si nadie nota nada, es que cuando no se nota es CUANDO SE HACE. 
 
Por otra parte la económica, es caro, es MUY caro, mantener un cuerpo de bomberos que sólo debe trabajar tres meses al año es costoso, mucho entrenamiento y muchos sueldos, en provincias extremadamente pobres porque esto no lo costea nunca un gobierno nacional, siempre es local salvo pequeños casos. 
 
Otro motivo es transformar tierras y/o bosques en explotables, ya sea para obtener madera como para sembrar, pastorear o lotear, se da en el amenazado Amazonas ¿por qué no habría de darse aquí? No somos tan exclusivos.
 
Aunque parezca simplificar la solución a esto es muy sencilla, más presupuesto y destrucción de las estructuras mentales de Parques Nacionales y Medio Ambiente, es decir, despedir a todos los que se creen unos genios irreemplazables y han fracasado sistemáticamente durante décadas repitiendo errores. Mucha gente útil es desperdiciada y su esfuerzo resulta en vano por culpa de la mala dirección de las soluciones, el presupuesto, como siempre, es clave, pero las ideas a aplicar también. 
 
Fuente: http://www.fabio.com.ar/6322

 
 

© Edición 24 "Otra parte de la realidad" 2005-2014. Todos los derechos reservados