Thursday, 19 Abril 2018

 
Rosario – Días atrás en la localidad de Piñero se arrestaba al jefe de una comisaría en medio de un escandaloso procedimiento armado por fiscales y gente de Asuntos Internos. Todos sabían lo que allí funcionaban y quienes operaban aunque nada se dijo. 
 
Por Alberto Martínez
 
El hecho en si ocurrió y fue difundido por diversos medios entre ellos E24 aunque lo que a posterior pudimos establecer es una trama oculta que llega al corazón de la propia banda de narcos de “Los Monos” que sigue operando plenamente.
 
En efecto, el lugar y los protagonistas de la denuncia contra el comisario Héctor Aranda no son desconocidos ni de el ni de los funcionarios que le prepararon la “camita” con billetes marcados. El dueño del “criadero” es ni más ni menos que  Hernán Reinaldo Salomón; el hermano del “Gordo Salomón” prófugo lugarteniente de la banda mas violenta de la ciudad. Recordemos que Hernán se presentó “junto a su abogado” y Rodrigo H (encargado del campo) en la fiscalía y esta junto a los chicos de Asuntos Internos rápidamente le prepararon “la trampera” que incluyó billetes marcados para que el jefe de la comisaría de la zona cayera finalmente.
 
Según los propios dichos de Salomón: “estaba cansado de que le cayeran a cada rato”, aunque nuestras fuentes lo han visto a posterior del hecho recorrer algunas comisarías muy alegremente. Este personaje fue detenido por las Tropas de Operaciones Especiales y la ex Drogas Peligrosas un año antes en la misma “chacra” que en realidad es la fachada aunque detrás funcionaria una “cocina de cocaína” de la banda bajo protección oficial
 
Lo cierto es que pese haberse secuestrado cocaína, material de corte y armas “aquí no ha pasado nada” y Salomón (Hernán Reynaldo) sigue operando y su hermano “El Gordo” prófugo y gozando de buena salud.
 
Nadie de los involucrados podrá negar que no sabían de la existencia de “LA COCINA” en ese campo. Tampoco podrán negar a la distancia la ruptura “del pacto” ante el  sucumbir de un personaje “cansado de las visitas y posterior vista gorda de algunos funcionarios” que no supieron apreciar el problema de mirar para el costado.
 
E24
 
 

 
 

© Edición 24 "Otra parte de la realidad" 2005-2014. Todos los derechos reservados