Friday, 20 Abril 2018

 
Crimen en Claypole.Los ladrones atacaron a la pareja cuando llegaba a su casa. La víctima intentó defenderse y recibió dos balazos.
 
Había ido a cenar con su esposa. Cuando estaban bajando del auto en la puerta de su casa aparecieron tres ladrones que primero le robaron la cartera a la mujer y luego intentaron llevarse el coche. Pero el hombre, que era ex policía, intentó defenderse, sacó un arma y se tiroteó con los asaltantes. La noche terminó de manera trágica: el agente retirado recibió dos balazos y murió en el hospital. Los ladrones escaparon y hasta anoche no habían sido detenidos.
 
La víctima fue identificada como Héctor Marcelo Costilla de 41 años. Era suboficial de la Policía Federal. Se había retirado de la fuerza en el 2014 y su último destino había sido la División Custodias Especiales. Estaba casado y tenía un hijo de nueve años.
 
El episodio ocurrió el viernes a la noche, cerca de las 23.30, cuando el hombre llegaba a su casa en el barrio Don Orione, en Claypole, partido de Almirante Brown.
 
Según contaron fuentes policiales, el matrimonio llegó al estacionamiento de Don Orione en su Chevrolet Agile. El ex policía y su familia vivían en un departamento ubicado en la Manzana 31.
 
“Los ladrones eran tres. Esperaron que la pareja baje del coche y los sorprendieron. Primero uno de ellos le arrancó el bolso a la mujer, donde tenía el celular y su billetera”, explicó una fuente del caso.
 
Los asaltantes primero amagaron con escapar, pero luego se arrepintieron y volvieron para llevarse el coche de la familia. Fue entonces que el ex agente de la División Custodias Especiales sacó su arma reglamentaria calibre 9 milímetros e intentó evitar el robo.
 
“Hubo un tiroteo. Se escucharon más de 10 tiros. Hasta que el ex policía cayó herido con un balazo en el pecho y otro en el estómago. Luego de los tiros, los asaltantes escaparon con la cartera”, resaltaron los investigadores del caso.
 
La mujer, acompañada por los vecinos que escucharon los disparos, llevó a Costilla al hospital de Rafael Calzada, pero falleció en el centro de salud a causa de las graves heridas recibidas.
 
Hasta anoche, la investigación –a cargo de la comisaría 8° de Don Orione y la Justicia de turno de Lomas de Zamora– no tenía identificados a los sospechosos.
 
“Héctor era un hombre muy querido y conocido en la zona porque vivió toda su vida en Don Orione. Acá siempre hay robos y es un lugar inseguro. La Policía sólo aparece cuando hay una tragedia”, explicó ayer un vecino.
 
“Excelente compañero, esposo, padre. Todos tus hermanos azules te damos un hasta luego y no un adiós. Señor Jesús, dale paz a sus familiares. Nosotros también exigimos y queremos justicia. Asesinos sin control caminan por la calle libremente”, escribió en su cuenta de Facebook la Policía Virginia Lujan Sosa, amiga de la víctima.
 
Clarin

 
 

© Edición 24 "Otra parte de la realidad" 2005-2014. Todos los derechos reservados