Llegan 700 agentes de la Policía Federal para reforzar la seguridad en la ciudad. Desembarcan desde hoy y se suman a los 1.300 actuales, con lo cual totalizan 2.000 en el Gran Rosario.
 
La Nación enviará 700 agentes de la Policía Federal para reforzar la seguridad en las zonas más calientes de Rosario. El desembarco, que comenzará a concretarse desde hoy, se sumará a los 1.300 efectivos nacionales que ya hay en el área metropolitana, totalizando dos mil federales en el Gran Rosario, que permanecerán al menos hasta fin de año. El anuncio lo hizo la provincia tras una cumbre por la inseguridad encabezada por el gobernador Antonio Bonfatti, medio gabinete, la cabeza del Poder Judicial, la policía, las espadas legislativas y referentes de 50 gremios locales que habían amenazado con un paro por la ola de violencia.
 
Los gremios se fueron del cónclave "moderadamente satisfechos" por el plan que mostró la Gobernación, aunque no ocultaron su escepticismo. (ver aparte).
 
El encuentro lo encabezó Bonfatti. Recién llegado de Italia, el gobernador se puso al frente de la reunión en un gesto político tendiente a descomprimir la tensión con la intersindical Rosario que tenía en agenda un paro general por la inseguridad.
 
Lo acompañó el vicegobernador Jorge Henn y medio gabinete. También estuvo el presidente de la Corte Suprema de Justicia santafesina, Roberto Falistocco, el jefe de los fiscales y la cúpula provincial. También el titular de la Cámara de Diputados, el justicialista Luis Rubeo.
 
Por la cantidad de participantes que tuvo la reunión se adoptó una curiosa modalidad de puesta en escena: dos hileras anchas como todo el Salón Blanco de la delegación local de Gobernación, sin mesa de por medio. En un cordón estuvieron las autoridades, enfrente los representantes gremiales.
 
Bonfatti fue el principal orador del cónclave. Mencionó lo acordado con el gobierno nacional, describió la situación actual y las medidas que su gobierno viene ejecutando para combatir el delito. El ministro de Seguridad, Raúl Lamberto dio precisiones adicionales del nuevo plan.
 
El ministro de Gobierno, Rubén Galassi fue el portavoz oficial del cónclave. Con alguna reticencia a precisar la cantidad de agentes federales que se suman al patrullaje regional, anunció que desde la semana próxima serán en total "cerca de dos mil" los efectivos nacionales en el área metropolitana.
 
El funcionario recordó que en la actualidad son "alrededor de 1.300 los efectivos federales que hay en Rosario, la mayoría de Gendarmería. Desde mañana (por hoy) se sumará un grupo muy importante de la Policía Federal a partir de una sugerencia del Ministerio de Seguridad nacional porque esta fuerza está capacitada para intervenir en seguridad ciudadana y prevención del delito".
 
Según Galassi, "desde el lunes los rosarinos verán una presencia mucho mayor de esta fuerza, patrullando puntos neurálgicos diagramados por los jefes policiales". En ese sentido mencionó el entorno de la estación de ómnibus y la ciudad universitaria (La Siberia), espacios públicos y los barrios más calientes.
 
El titular de Gobierno resaltó que los agentes de la Federal "vienen con sus propios equipos de comunicaciones y con tecnología digital encriptada, única en el país".
 
Y mencionó que si bien la Nación aporta los recursos humanos y el conocimiento técnico, al provincia aporta fondos para la logística y la estadía que será al menos hasta fin de año.
 
Más adelante el ministro remarcó que la provincia "ha tomado muchas medidas y el presupuesto en seguridad es el segundo más importante de la administración después de Educación. Hay muchas acciones en marcha que no alcanzan para revertir una situación que vive la sociedad argentina de la cual Rosario es parte". 
 
Fuente: Sin Mordaza - La Capital