Thursday, 19 Abril 2018

 
Uno de los 13 uniformados que llegaron a juicio por estar al servicio de la banda de Los Monos fue condenado por participar del asesinato de una chica de 14 años.
 
Uno de los 13 uniformados que llegaron a juicio por estar al servicio de la banda de Los Monos fue condenado por participar del asesinato de una chica de 14 años. Se trata de Juan Angel Delmastro, un agente de Inteligencia de la ex Drogas Peligrosas de Santa Fe que, según interceptaciones telefónicas, habilitó el ataque contra un bunker de drogas que terminó con la muerte de un tiro en el pecho de la adolescente. El policía fue sentenciado a 6 años y 6 meses de prisión como partícipe secundario de homicidio agravado por el juez de Sentencia Nº 4 Edgardo Fertitta, que además le impuso cinco años de inhabilitación.
 
El homicidio fue el 14 de mayo de 2013 a las 22. Esa noche un grupo se acercó a la casa de Conscripto Bernardi 6374 (barrio de La Carne). Bajaron de una moto y rociaron de balazos el frente. Uno  atravesó una ventana e impactó en el pecho de Lourdes Nerina Canteros. La chica murió en el auto de un vecino camino al hospital.
 
Un tramo decisivo para llegar a la condena fue una conversación entre Delmastro y Ramón “Monchi Cantero” Machuca, parte del núcleo jerárquico de Los Monos, prófugo desde hace tres años. En esa escucha, tomada horas antes del homicidio, Monchi consultaba a Delmastro si un búnker que supuestamente funcionaba en esa casa era uno de los quioscos  protegidos por Drogas Peligrosas, donde el policía prestaba servicio.
 
“Lo tienen habilitado acá pero no importa, dale tranquilo”, le responde Delmastro a Monchi. Luego de la afirmación del policía Machuca ordenó que balearan el frente de la casa.
 
Al formular sus conclusiones para pedir condena el fiscal Gonzalo Fernández Bussy había señalado que ese ataque se hizo a sabiendas de que en la vivienda había personas que podrían resultar heridas o muertas. El fiscal le atribuyó a Delmastro haber colaborado con los autores del hecho mediante el aporte de datos vía telefónica momentos previos a que la acción se concretara. En toda la secuencia de escuchas el policía es aludido como “El Tibu” o “Tiburón”, que es su apodo.
 
Los ejecutores materiales de la balacera mortal no fueron localizados. Para el juez, si bien la colaboración de Delmastro no fue decisiva para la comisión del atentado, sí le sirvió al ideólogo, Monchi, para dar la orden que después derivó en la muerte de Lourdes.
 
Más allá. La sentencia contra Delmastro —ayer fue trasladado al segundo piso de tribunales para notificarse del fallo— tiene repercusiones significativas que están lejos de agotarse en el policía. En principio porque consolida el compromiso penal de Monchi Cantero en el hecho, quien si es capturado o se entrega deberá responder como instigador de este crimen, lo que tiene una condena equiparable a la de quien aprieta el gatillo.
 
Pero además esta condena proviene de las evidencias colectadas en la conocida como Causa Monos, el expediente abierto por asociación ilícita contra la banda liderada por la familia Cantero, lo que para varios fiscales consultados ayer implica la revalidación del valor de esas pruebas, las mismas que sostienen el juicio contra 24 personas, que aún esperan sentencia. Uno de ellos es Delmastro.
 
Ayer este diario publicó que los defensores de los miembros de la familia Cantero, algunos de los cuales tienen pendiente sentencia en la causa por asociación ilícita, pedirán la celebración de un juicio oral por estos hechos. Al respecto, fuentes de la Procuración de la Corte Suprema señalaron ayer a este diario que los fiscales no tendrán reparos en trabajar en el terreno que propongan las defensas dentro del esquema legal. “Si se cumplen los requisitos un juicio oral será bienvenido. Que en las audiencias pase lo que deba pasar. La fortaleza de la acusación está en la prueba”, dijo el portavoz.
 
Fuente: La Capital
 

 
 

© Edición 24 "Otra parte de la realidad" 2005-2014. Todos los derechos reservados